Inicio > Deportes > Opuestos: pensamientos distintos vuelven a convivir en el seleccionado

Opuestos: pensamientos distintos vuelven a convivir en el seleccionado

jueves, 9 de septiembre de 2010

Iba a pasar. Aunque no se esperaba que los opuestos se hicieran público y se admitieran el día después de la goleada ante el campeón del mundo y en un escenario que invitaba a la ansiada refundación en paz. El secretario técnico de las selecciones nacionales, Carlos Bilardo, salió a escena con munición pesada y mostró las armas justo cuando Sergio Batista avanza varios casilleros para quedarse en el cargo que tanto desea. El manager habló sobre el futuro entrenador del seleccionado. Dijo que tiene tres candidatos para el puesto y que el próximo contrato será hasta la Copa América, plazo que Julio Grondona le ofrecerá al Checho para que demuestre si puede llegar a Brasil 2014.

“Para mí hay tres técnicos que pueden ser, lo va a decidir el Comité Ejecutivo”, opinó Bilardo en diálogo con radio La Red. En ese sentido, agregó que son tres entrenadores “jóvenes”, aunque no dio los nombres en una jornada por demás mediática del manager, cuyo orden de preferencias es Alejandro Sabella, de Estudiantes, Miguel Angel Russo, de Racing y, por último Batista. Horas después, en declaraciones Fox Sports-Radio Del Plata expresó: “El próximo técnico de la selección me tiene que gustar a mí, si no, me voy; el nuevo tendrá contrato hasta la Copa América”. Además, deslizó cierto interés por conducir al conjunto nacional cuando fue nombrado Diego Maradona: “Me equivoqué cuando me llamó Grondona, me equivoqué… .¿Si tenía que haber agarrado yo? No digo nada, sólo que me equivoqué”.

Cuando Maradona reclamó las llaves de la selección, y finalmente se las dieron, Bilardo primero tuvo un acercamiento y luego entró en conflicto permanente. Ahora que parece que se las van a dar al Checho, otra vez adoptó una posición de batalla. Como se consignó hace unas semanas, Batista y Bilardo no comparten la misma idea futbolística. La “interacción” entre ambos ya mostró algunas grietas: por ejemplo, las idas y venidas a la hora de planificar el trabajo previo al partido con España y algunas diferencias en cuanto a las comodidades que se les da a los jugadores en la concentración de Ezeiza.

Superado el partido con España de manera merecida, sólida y cómoda, la primera lectura que ha hecho Batista tuvo un costado claramente de comunión con el plantel. Porque quedó a la vista que lo que el técnico más necesita por estos días, en la antesala de lo que puede ser su confirmación, es contar con el respaldo de un grupo de jugadores considerados entre los mejores del planeta, pero que aún no ha podido demostrarlo en las competencias oficiales. La relación con el equipo, especialmente la afinidad con Lionel Messi, es el principal punto que tiene el Checho para sentar las bases de su proyecto, aún en observación. Y si se va a ofrecer un vínculo corto, en principio por un año, es más cómodo que siga Batista, que cuenta con el apoyo del plantel y ya está ligado a la AFA, a que se busque a un DT que se esté relacionado con otro club, como ocurre con los otros dos candidatos potenciales. “No me sorprende lo que declaró Bilardo -contestó Batista-. Sé dónde estoy parado y si no continúo volveré a las juveniles, aunque con impotencia y un poco de calentura”. Pero aclaró: “Quisiera un contrato hasta 2014 y no hasta la Copa América. El proyecto tiene que ser a largo plazo y no de acá a 8 meses. Pero si el Comité decide otra cosa, lo voy a aceptar sin hacer problemas”.

¿Cómo harán Grondona o Bilardo para soslayar la prueba de anteayer y el respaldo de los jugadores al nuevo entrenador? ¿Qué representa Batista para ambos? “Batista es Gamexane, Gamexane, porque con estos resultados alcanza para que Diego no aparezca por varios meses”. Cuentan que el mandamás del fútbol argentino lanzó recientemente en la intimidad una humorada con contacto con el pasado reciente. Las risas condescendientes de los dirigentes que dicen a todo que sí le pusieron telón de fondo a una frase por demás polémica…

Fue hace cuatro años, en pleno verano alemán. Se terminaba el sueño de la Argentina en otro Mundial, y Bilardo, en Munich, respondió a la consulta, ¿qué hacer, cómo seguir? “Basta, llegó la hora de darles una oportunidad a los del ’86 y a los del ’90”, contestó, apasionado. El tiempo ha pasado para todos.

SE LE PLANTO EN EL 86
BATISTA LE DIJO CÓMO QUERÍA JUGAR

El estilo que Sergio Batista tenía como volante central -algo lento, pero con un gran panorama para dirigir el juego- no encajaba en el gusto de Carlos Bilardo, que igual lo llevó al Mundial 86 por el gran nivel que tenía en ese momento. Ya en México, Batista le planteó a Bilardo que no quería formar parte de un esquema con más de un pivote central, que necesitaba espacios para ejercer de único centrocampista. De lo contrario, prefería salir. Bilardo le dio el gusto.

LO ALEJO DE MARADONA
BILARDO NO QUISO A BATISTA DE AYUDANTE

Sergio Batista está convencido de que si Diego Maradona no lo eligió para ser su ayudante de campo es porque Carlos Bilardo le puso obstáculos e influyó sobre la decisión del ex N° 10. “Alguien me separa de Diego”, decía por entonces el Checho. El 4 de noviembre de 2008, cuando Maradona fue presentado como entrenador del seleccionado, con Bilardo a su lado como secretario técnico, todavía no estaba designado el principal asistente. Finalmente fue Alejandro Mancuso, que tuvo varios y fuertes cortocircuitos con Bilardo.

DIXIT
CARLOS BILARDO

“El próximo técnico me tiene que gustar a mí, si no, me voy. Hay tres candidatos, Jóvenes, pero todavía no hay nada definido”

Fuente: Canchallena

Deportes

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.