José María Martel comenzó a navegar por los medios a fines de los ‘80. Mientras colaboraba como periodista gráfico para un diario local, surge la posibilidad de participar en la primera transmisión en vivo y en directo que se lograría en la televisión pringlense. Nunca pensó que una de sus pasiones de aquellos días, el Bowling, le daría esa posibilidad, y así fue como desde aquel entonces emprendió un recorrido por los medios televisivos locales.
En Pringles TV, el “Negro” encabezó Depor2, Jugando en Sociedad, Telecinco y Nuestra Sociedad, entre otros. Por su programa sobre tradición, obtuvo el premio al mejor programa tradicionalista entregado por el Consejo de Ciencias Económicas de la Provincia de Buenos Aires. También, tuvo la oportunidad de realizar la cobertura en 1989 de la defensa del Título Mundial de Boxeo en Italia y de los Juegos Olímpicos de Barcelona, ExpoSevilla, la Cumbre Iberoamericana de Presidentes en España, y la fiesta de San Fermín, todo durante el año 1992. Entre sus investigaciones más transcendentes se encuentran la efectuada en 1994 en Mexico DF, donde obtuvo imágenes exclusivas del dueño de las llamadas “Aguas Milagrosas”. Más tarde, se convertiría en encargado de programación de Canal 5 Pringles Tv.
Mientras tanto, en 1991 comienza su vida radial cuando, junto a Mery Potín, largan al aire en FM Sinfonía (94.3 Mhz) En Comunicación, que luego se mudaría a FM Transformación (91.3 Mhz).
En 1993, José María Martel deja En Comunicación para, dos meses más tarde, iniciar un programa propio, en el cual dejaría todo su potencial e impregnaría de un estilo propio que aún perdura y que lo ha llevado a convertirse en el programa más escuchado de su franja horaria: Nada que ver.
En estos 15 años, Nada que Ver, que se inició en FM Sinfonía junto a Beto Gonzalez como locutor, y a Luciano “Coto” Rust, Ulises Pirola y Andrés Agulla (hoy periodista de ESPN en EEUU) como movileros, ha mantenido su audiencia y la ha multiplicado en base a la carismática figura de su conductor.
En 1996, el Negro deja canal 5 y se aboca a cumplir un sueño: la radio propia. Así es que el 24 de septiembre de 1999 se inaugura Pringles FM 102.5 Mhz, que lo tendría como dueño y director.
Pringles FM no es sólo un sueño cumplido, sino que también una ideología materializada en lo referente a los medios de comunicación, ya que allí, el Negro busca mantener alejada la competencia interna basandose en el fortalecimiento de las relaciones internas de los que él llama “la familia de Pringles FM”.
La radio ha sido la forma de llegar a la gente de forma más transparente que ha encontrado José María Martel. Eso lo ha ubicado como un personaje transcendente de la comunidad, siendo él la cara visible en los escenarios pringlenses, de fiestas populares como la Fiesta Provincial de los Lanares, Fiesta del Fogón de los Gauchos, Fiesta de la Sociedad Rural, entre otros tantos importantes eventos.
José María Martel no es sólo un hombre de radio, sino que él ha hecho del periodismo su forma de vida.

Comentarios cerrados.