Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Matrimonio Igualitario’

Repudio del INADI por amenazas en Coronel Pringles

martes, 3 de agosto de 2010

La Delegación Provincia de Buenos Aires del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), expresó su repudio ante los mensajes amenazantes y discriminatorios que sufriera la docente y periodista Ximena Martel, de Coronel Pringles, situación que se habría generado a partir de que Martel se manifestara a favor del matrimonio igualitario en los medios de comunicación del lugar.

Luego de protagonizar un debate televisivo sobre la Ley que habilita el matrimonio entre personas del mismo sexo, junto al cura Ernesto Mendiondo, párroco del pueblo, y de que este hiciera mención a Martel en el sermón de la misa dominical, la docente comenzó a recibir mensajes amenazantes y discriminatorios vía telefónica y a través de la red social Facebook para con ella y su familia. Además, comenzaron a hostigarla profesionalmente diciendo que habría comprado su título universitario. Su padre, quien es periodista pero a su vez se desempeña como director de Turismo y Deportes del Municipio, también fue víctima de esta situación debido a que en la Municipalidad comenzaron a recibir llamados pidiendo su destitución.

Pablo Roma, titular del INADI provincial, se manifestó en relación a esta denuncia y señaló que “como primera medida desde el Instituto nos solidarizamos con Ximena y su familia y nos ponemos a su disposición. Hemos visto y analizado algunas expresiones dadas en programas locales de televisión por parte de algún miembro de la iglesia católica que son para lamentar. No obstante pedimos serenidad a quienes han protagonizado este debate en Coronel Pringles”.

Además el funcionario agregó que “la Ley ya está sancionada y en vigencia, es producto de un largo debate democrático, las cosas que se han dicho por fuera del espíritu del mismo y que ilustran la situación que le tocó vivir a Ximena, son expresiones menores a las que la propia sociedad ha aislado y decidido no acompañar”.

General, Noticias Nacionales , , , ,

Tradición, Familia y Propiedad

sábado, 10 de julio de 2010

Hay una  convocatoria insistente y hasta angustiosa, a la realización de marchas y actos en defensa de la familia. ¿Defensa de qué? ¿Del desempleo, del consumismo, de los programas de Tinelli, de la imposibilidad económica de mandar los chicos a la  escuela, de la estructura laboral capitalista que obliga a estar ausente de la casa durante todo el día y muchas veces establece separaciones geográficas insuperables y sobre todo, desplaza y margina?

Es indudable que la familia sufre hoy todos esos ataques y necesita ser defendida porque constituye el núcleo de afectividad, educación y socialización de los niños y jóvenes que no sólo son la esperanza del futuro sino también la responsabilidad del presente.

Padre Guillermo Quito Mariani, escritor del libro "Sin Tapujos"

Nunca hay que perder de vista la evolución seguida por la institución familiar. Sin hacer una larga historia de las diversidades culturales, notemos solamente que recién como un progreso notable del siglo pasado se da el hecho de que la pareja tenga como base el amor. Muchas otras motivaciones han influido culturalmente desde la aparición de la familia nuclear, para que esto no fuera así. La necesidad de un número suficiente de guerreros para defender, o de obreros para mantener las comunidades; los pactos políticos; el autoritarismo patriarcal; el mantenimiento de las tradiciones para dar  seguridad al poder. Y creo que aún hoy las motivaciones para contraer matrimonio no se unifican con el amor. Tienen cabida intereses materiales, deseos y pulsiones sexuales temporarias  e individuales, temor a la discriminación de “quedarse para vestir santos”, presiones sociales que por lo general son también económicas…etc

En definitiva, defender la familia es defender el amor como vínculo constitutivo de la misma. El amor que tiene su expresión corporal e intensa en el sexo, pero que no es, de ninguna manera solamente sexo por más que muchos le llamen a esa actividad, con absoluta liviandad,  “hacer el amor”. Por eso muchísimas veces hay sexo sin amor y puede también existir un amor prologado y comprometido aunque no haya práctica sexual genital.

Si logramos dejar de lado el horror a la  relación sexual genital antes del matrimonio o la practicada por los divorciados, o la que por el uso de preservativo busca sólo el placer de esa intensa comunicación, no nos asustaría tanto la homosexualidad que es, fundamentalmente una relación de amor humano, en muchas ocasiones tan comprometido como el auténtico amor de pareja heterosexual.

Y no seguiríamos cultivando esa odiosa y cruel discriminación de negarles derechos humanos elementales, como el de formar familia y adoptar hijos responsabilizándose de su educación sin prejuicios ni presiones indebidas.

¿Por qué entonces esta convocatoria a defender la familia como si estuviera en grave peligro porque además de los chicos sin familia y los hijos de separados o divorciados, se piensa en la familia homosexual?  ¿Por qué  esta guerra santa provocada por la jerarquía eclesiástica?

Hay una explicación de estos movimientos, fundamentalistas porque se oponen a todo cambio. Si nos fijamos bien, la “familia” no está sola en este reclamo. El movimiento brasilero nacido en el sesenta para defender la familia contra el comunismo que adoptó como consigna de lucha, la tríada “Tradición, Familia y Propiedad”, nos da una pista de lo que está pasando entre nosotros. No se defiende a la familia, atacada en muchos otros aspectos  por los mismos que hacen y responden a estas convocatorias. Se trata de mantener unas tradiciones como inconmovibles porque favorecen sus intereses económicos o clasistas De mantener la familia cerrada a las preocupaciones sociales y, en  último término de defender la propiedad privada que hasta hoy resulta  barrera insuperable para la igualdad de derechos en el progreso social hacia una sociedad mejor.

José Guillermo Mariani (pbro)

http://sintapujos.org/blog/

Opinión , , ,

Otras voces!!!!

domingo, 4 de julio de 2010

Pronunciamiento sobre el acceso al matrimonio de personas del mismo sexo.

Desde Espacio Ecuménico.

Ante el debate que se está llevando adelante en estos días en la sociedad argentina sobre la reforma del Código Civil para permitir el acceso al matrimonio de personas del mismo sexo, desde el ESPACIO ECUMÉNICO, un ámbito integrado por organizaciones y personas de diferentes Instituciones e Iglesias cristianas, que trabajamos por la justicia y la plena vigencia de los derechos humanos, queremos aportar nuestro punto de vista.

1) Lamentamos la manipulación que se ejerce desde cierta jerarquía religiosa sobre el pueblo de Dios, citando pasajes bíblicos que no se corresponden con el verdadero significado y origen de los mismos. Vislumbramos en estas prácticas el intento de resguardar un modo de ser Iglesia y vivir el cristianismo, el afán de mantener un poder cultural y religioso sobre la sociedad toda, sin reconocer ni valorar su diversidad.

2) El Estado debe velar por el goce y cumplimiento de absolutamente todos los derechos humanos de las personas, más allá de sus creencias. En ese sentido, es insostenible que algunas confesiones religiosas pretendan imponer su doctrina y creencias al conjunto de la sociedad argentina. La reforma del Código Civil para permitir el acceso al matrimonio de personas del mismo sexo, bajo ningún punto de vista pone en “peligro o riesgo” a la familia heterosexual como se dice, y mucho menos interfiere en cuestiones internas de las Iglesias que hacen a la administración de sus sacramentos.

Por otro lado, las ciencias naturales aceptan la homosexualidad como algo normal y no patológico. La discriminación no responde a ningún hecho científico. Lo que se pretende, entonces, es terminar con una injusta y discriminatoria situación para el matrimonio de personas del mismo sexo, basándose en la igualdad que todas las personas tienen ante la ley y los derechos que confiere la normativa internacional de Derechos Humanos. En relación con esto, no está de más advertir que una modificación legislativa no garantiza automáticamente el fin de la discriminación o la exclusión. Tenemos sobradas muestras de ello: la letra de la ley y la aplicación de la ley han sido muchas veces rectas paralelas, con nulas posibilidades de encontrarse… Habrá mucho más trabajo que hacer luego de la determinación del Congreso.

3) Nos unimos a los distintos pronunciamientos emitidos por grupos cristianos, pastores, sacerdotes y religiosos/as que plantean otras voces dentro del seno de las Iglesias, a favor de la inclusión, la no-discriminación y el respeto y valoración de la diversidad, convencidas/os de que el Dios en el que creemos, padre-madre nuestro, ama a todos sus hijos e hijas.

4) En fidelidad a nuestras opciones como colectivo ecuménico, no queremos dejar de mencionar que el derecho al matrimonio es parte de un conjunto de derechos que también son negados sistemáticamente a la comunidad homosexual, como a tantos hermanos/as más pobres.

En este sentido, nuestra cercanía con las realidades de marginación y exclusión y nuestro compromiso con el pueblo empobrecido, nos exige seguir denunciando la persistente desigualdad y discriminación existente en relación a derechos humanos fundamentales, tales como la salud, la educación, la vivienda y el trabajo. Consideramos necesario y urgente abogar con la misma fuerza por el efectivo cumplimiento de estos derechos. La “agenda de la vida”, nos recuerda que existen urgencias ocultas, que acompañan aquellas que logran visibilidad.

5) Por último hacemos un llamado a las comunidades cristianas a discernir sobre estos temas según el Espíritu de Jesús y los Signos de los Tiempos. Y a pronunciarse y luchar a favor de la plena vigencia de los derechos humanos, dejando de lado oscurantismos y metodologías temerarias propias de estructuras de poder que respondieron y responden a esquemas de dominación, control y sometimiento de personas, comunidades y pueblos enteros. Situación que muchos, lamentablemente, se empeñan en sostener, atentando contra la misma democracia, los derechos y la dignidad de las personas. El tema no está agotado y tenemos la sensación que estamos en etapas preliminares del mismo. Es necesario dar impulso a un debate con coraje y audacia, combatiendo con perseverancia nuestros prejuicios.

Que el Espíritu, “que sopla donde quiere”, infunda en los cristianos y cristianas la humildad necesaria para escuchar y aprender de todas las ricas manifestaciones de la diversidad humana, expresión de la fecundidad de Dios. Creemos que será ése el camino para aportar una voz en sintonía con los sentimientos de Jesús

Fechado en junio de 2010. (PE)

Sobre Espacio Ecuménico.

El Espacio Ecuménico nace a partir de la participación de distintos grupos, congregaciones e Iglesias cristianas en la IIIª Cumbre de los Pueblos de América, frente a la visita del Presidente Bush y las negociaciones del ALCA, el Area de Libre Comercio impulsada por los Estados Unidos.

General , , ,